3. La peor película que he visto

La peor película que he visto. Hay muchas candidatas.

Mmm, esta es una difícil. Es que hay distintos tipos de malas películas. Aquellas que tienen ciertas garantías de calidad (actores, director, presupuesto, etc.), pero que de alguna manera resultan ser pésimas películas, a pesar de su promesa. A lo mejor el director no andaba inspirado o enceguecido por el proyecto se deja llevar por su ego (hola M. Night Shapalapashala, sólos has hecho 3 películas buenas), quizás el actor principal andaba jalado todo el santo día, etc. Pero esas son distintas de las malas por ineptitud del director o por pésimas actuaciones de malos actores. Ya saben, esas que a lo mejor son taquilleras o mucha gente quiere ir a verlas (hola Crepúsculo), pero no son más que un descarado intento por recoger el dinero de los espectadores sin ofrecer ninguna, NINGUNA razón para su existencia. Incluso esas son distintas de las películas de bajo presupuesto que insisten en tener efectos especiales que dan vergüenza ajena (hola Pablo Illanes y tu Videoclub). Algunas de las películas que pertenecen a las categorías anteriores incluso pueden ascender a un nivel más étereo, ese donde están las películas que uno define así: son tan malas que llegan a ser buenas.

Siempre he tratado de ver las películas hasta el final, es una regla que he seguido fielmente durante la mayor parte de mi vida viendo películas, pero últimamente ya no tengo tiempo para perder en malas películas. Como dijo Jep Gambardella en La Grande Bellezano puedo perder tiempo haciendo cosas que no quiero hacer”. No puedo esperar a que una cinta se redima de todos sus pecados en los últimos 15 minutos y no puedo aguantar una película entera sólo por una o dos cualidades que distinguen entre tanta basura. No, ya no tengo el tiempo. Entre tanta serie, película, música, libro, cómic por ver/escuchar/leer hay ciertos lujos que no puedo permitirme. Uno de ellos es ver las malas películas hasta el final.

Esa es mi nueva regla. Y como toda regla, tiene una excepción: cuando lo estoy pasando bien. Usualmente son esas películas que uno ve con los amigos, preferentemente con snacks y cervezas para acompañar o pasar el mal trago, entre risas y conversaciones, a veces poniendo atención y otras ignorando completamente lo que sucede en pantalla.

Al final, creo que en mi vida he visto muchas películas decepcionantes, otras tantas muy malas y otras que me han dado ganas de sacarme los ojos con una cuchara oxidada. Sin duda, las que caen en la última categoría son la serie de películas que parodian otras. Estoy hablando de películas tan malas que deberían considerarse un crimen contra la humanidad. Sí, hablo de Date Movie (una mezcla entre Mi Boda Griega y Meet the Fockers), Epic Movie (una mezcla entre muchísimas películas, todas insertadas al azar esperando que sólo eso baste para causar gracia), Meet the Spartans, etc. Al menos ellos tuvieron la decencia de escribir Scary Movie y sí, con esa me reí harto en el cine.

Ah y otra bien mala que me hace sentir muy mal por los 82 minutos de mi vida que nunca recuperaré es The 41 year old virgin who knocked up sarah marshall and felt superbad about it.

The 41-Year-Old Virgin Who Knocked Up Sarah Marshall and Felt Superbad About It (2010)

En fin, creo que esta pregunta da para escribir un libro. Así de importante suele ser el mal cine.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s