4. La película que siempre me hace llorar

Oh, esta es fácil.

Sigo con el especial de 10 películas de la vida.

Como algunos de ustedes saben, tengo un punto débil en las historias de padres-hijos y todas sus variaciones: madre-hija, padre-hijo, etc. Siendo así, no es raro mi elección para esta pregunta: Inteligencia Artificial. Siempre, pero SIEMPRE me hace llorar. Apenas se anuncia la escena final mis glándulas lacrimales empiezan a funcionar, no lentamente, sino que con todas sus malditas ganas. Mi cara se enrojece y se deforma, de repente no puedo ver de tanta lágrima, mi cara ya no es una cara, es una cascada. Sí, y ¿qué?

Ahora, no es fácil sacarme lágrimas, después de todo, Hachiko nunca me hizo ni cosquillas. Pero con I.A. es diferente. Todo el viaje anterior a esta escena, la búsqueda de humanidad por el pequeño robot, la inocencia tan natural, pero programada que manifiesta, los peligros tan humanos a los que sobrevive y la impresionante impermeabilidad a la decepción que demuestra hacen que ese último deseo que le es concedido, pasar sólo un día con la madre que lo abandonó, pero que siempre, SIEMPRE quiso… No estoy llorando ahora, lo juro =P

TT
TT

En todo caso, hay otras películas que hacen que se asomen lágrimas. La escena final de Monsters Inc. (“¡gatito!”), el final de El Gran Pez, La Lista de Schindler (“I could have done more!”), Toy Story 3 (ya saben qué escena es), E.T., Up, Bambi, entre varias otras. Pero la llorona siempre es Inteligencia Artificial.

PS: Hay una cinta que es muy, muy triste. Se llama La Tumba de las Luciérnagas, del Studio Ghibli. Es muy triste, pero no en el sentido lagrimal, aunque no tengo dudas de que hay personas que la lloran completa. No, mi caso con La Tumba de las Luciérnagas es diferente. Esta película no me hace llorar, me hace perder la fe en la humanidad. La forma en que describe las consecuencias de la guerra en dos pequeños niños, la crueldad e indiferencia de los adultos y la increíble ingenuidad e inocencia que los protagonistas exhiben ante cada dificultad que enfrentan, todo esto en una cinta animada, el medio predilecto de los niños, hacen que el golpe final sea devastador.

PS1: Hay un documental muy triste llamado Dear Zachary: A Letter to a Son About His Father. Los dejo con el trailer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s