5. La película que siempre me asusta.

Otra fácil.

Hay muchas películas de terror que nos dan susto. Cada vez hay menos, es cierto, pero de vez en cuando sale una que nos logra asustar. De los últimos dos años puedo recordar Mamá El Conjuro. Pero incluso estas películas ya no dan tanto susto cuando las vuelves a ver. Es por eso que ninguna de estas películas es la respuesta a esta pregunta.

En todo caso, a diferencia de esas películas, hay algunas que recordamos con cariño. Es curioso porque ¿qué es lo que recordamos con cariño? ¿Qué nos asusten? ¿Qué nos den pesadillas? ¿alguien acaso recuerda con cariño una pesadilla? Yo creo que no es que hablemos o recordemos con cariño a una película de terror, sino que es el momento en que la vimos, la edad que teníamos cuando nos impresionó. Ya de adultos no es extraño añorar la mucho menos complicada infancia. Y cuando se trata de películas, si después desarrollamos una cierta afinidad para con las cintas de terror, pues, terminamos volviendo a ellas con nostalgia. Es como una especie de síndrome de estocolmo. Ok, asústame de nuevo. Bring it.

 

:O
:O

 

Entonces, ¿cuál es la película que me asusta siempre? No es ItCrittersPesadilla (aunque sí la pasé bien revisitándolas unos meses atrás) ni Martes 13. No, la que me asusta se llama Aliens (1986). Por si no la recuerdan es la secuela de Alien (1979), esa donde los marines van a un planeta a ver qué diablos ha pasado con unos colonos y se encuentran con una reina alien y todos sus “pequeños” y hambrientos hijos. Es más una película de acción que una de terror puro, pero les mentiría si les digo que no me asusto cada vez que los marines están usando su mini radar y la pantalla muestra cómo avanzan los alien.

 

Hudson: [Knowing that the Aliens are close, Hicks and Vasquez are welding the door shut] Movement. Signal’s clean. Range, 20 meters.

Ripley: They’ve found a way in, something we’ve missed.

Hicks: We didn’t miss anything.

Hudson: 17 meters.

Ripley: [Checking the tracker] Something under the floor, not in the plans, I don’t know.

Hudson: 15 meters.

Newt: Ripley.

Hicks: Definitely inside the barricades.

Newt: Let’s go.

Hudson: 12 meters.

Ripley: That’s right outside the door. Hicks, Vasquez get back.

Hudson: Man, this is a big fuckin’ signal.

Hicks: How are we doing Vasquez, talk to me?

Vasquez: Almost there.

[They welded the door shut, and stepped back away from the door]

Vasquez: There right on us.

Hicks: [Waiting for the Aliens] Remember, short controlled bursts.

Hudson: 9 meters. 7. 6.

Ripley: That can’t be; that’s inside the room.

Hudson: It’s reading right man, look!

Hicks: Then you’re not reading *it* right.

Hudson: 5 meters, man. 4. What the hell?

 

CSM! Esos aliens siempre hacen que me recague de miedo. Todas las malditas veces. Supongo que la película destapa el miedo primitivo a las bestias más grandes y poderosas que uno, el terror a lo desconocido y feroz, la esencial fragilidad del ser humano, etc. Y no hay arma que te pueda salvar. Excepto RipleyRipley es badass. Ripley patea traseros y dice Get away from her, you BITCH! montada en su grúa de carga. Badass.

Y lo divertido es que siempre revisito esta película en las noches. Porque ¿cuál es la gracia de ver una película de terror de día? A menos que sea en una casa muy antigua o un hospital abandonado. Sí, ahí sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s