Django Desencadenado / Django Unchained (2012)

Tarantino usa el western para revisar la historia de Estados Unidos, pero no esperen un tratado sobre la esclavitud. 4 Estrellas.

Viendo Django Unchained no pude dejar de pensar en lo exagerado que se ha vuelto Tarantino y lo enamorado que está de lo que escribe. Tal vez lo segundo es consecuencia de lo primero o quizás es al revés, pero lo que resulta de eso son películas que duran más de lo que deberían principalmente porque Tarantino disfruta inmensamente de escuchar hablar a sus personajes. Y la mayoría de las veces nosotros también.

La cinta comienza su abultado metraje con la introducción del Doctor King Schultz, un ilustrado alemán que antes se dedicaba a la odontología, pero que ahora persigue una incluso más lucrativa carrera: cazarrecompensas. Él será nuestro vínculo con la película y los personajes y a través de su mirada, la mirada de Tarantino, revisaremos una parte de la historia de la esclavitud en Estados Unidos.

Django Unchained

Todos saben que Tarantino gusta de homenajear géneros y películas en sus obras, tomando prestadas tomas, paletas de colores, actores, etc., y juntarlo con sus propias ideas para hacer películas que siempre resultan ser acontecimientos. Esta vez no es la excepción y el tipo toma el western, las constantes influencias del cine de bajo presupuesto, el blaxploitation y las cintas de venganza para contar la historia de Django, un esclavo liberado que parte en busca de su esposa, cautiva en una plantación de algodón como esclava. Cuando Django es liberado por el educado blanco europeo éste le enseña todo lo que sabe sobre el oficio del cazarrecompensa y juntos comparten una buena parte del metraje buscando y asesinando blancos (siempre los objetivos son blancos). Ésta es la mejor parte de la cinta, con los dos jinetes conociéndose y haciendo lo que le gusta a su director: matar y hacer que exploten chorros de sangre. En realidad, es el trabajo ideal para Django, mata blancos y le pagan por ello, pero no deja que eso lo distraiga de su verdadera intención: rescatar a su esposa. Es la venganza de la raza negra por sobre la ineducada raza blanca. Incluso, Django es mucho más educado que varios de los blancos con los que se encuentra.

Una vez que ambos encuentran a Broomhilda, la esposa de Django de nombre alemán (a Tarantino le gusta llenar de referencias sus películas aún cuando no aporten mucho, referencias que a lo más funcionan como pie de página), elaboran un complicado plan para rescatarla engañando al dueño de una plantación, el malévolo y algo inútil Calvin Candie, interpretado con placer por Leonardo DiCaprio. Es notable cómo el actor se lanza con su personaje, evitando en mayor parte sus típicos manerismos y tics. Se nota que lo está pasando bien, interpretando un papel muy alejado de su área de comodidad. A él lo acompaña Samuel L. Jackson como su esclavo de confianza, un afroamericano acostumbrado y corrompido por el poder de ser el maestro de los esclavos en la hacienda. La relación entre ambos es bastante peculiar, puesto que Calvin creció (y quizás fue criado) por el personaje de Jackson, pero esa complicada relación es apenas insinuada, nuevamente por culpa de lo extenso del metraje.

django-unchained-2
Stop, hammer time.

Es indudable, la cinta sufre problemas de ritmo. Hay varias escenas que se podrían haber sacado y no se habría perdido coherencia en la historia (aunque si hubiese cortado la escena de los precursores del KKK se habrían perdido muchas risas, es la escena más chistosa por lejos) y la manera en que despliega su tercer acto es por lo menos cuestionable. Y mientras menos hablemos de su cameo y extraño acento mucho mejor. Todo esto me lleva a pensar que la mezcla y revoltijo a la que está acostumbrado es a la vez su mejor arma y su peor debilidad. Es claro que está enamorado de escribir y esa fascinación se traslada a sus personajes y lo que filma de ellos. ¿De qué otra forma se pueden entender las grandes distancias que recorre Schultz para demostrar un argumento? El problema reside en que no sabe cuándo parar. Exceso podría definir perfectamente a Django Unchained.

Pero aún así, el tipo es capaz de hacer una película entretenida. Las actuaciones son de primer nivel y lo mismo se puede decir del diseño de producción y la fotografía. Y el enfrentamiento en la hacienda, con litros y litros de sangre está bien filmado y resulta emocionante. Es una lástima que decida interrumpirlo para iniciar un nuevo tercer acto.

Quizás algo que se deba tener en cuenta es que a Tarantino no le interesa hablar del racismo a través de medios o narrativas convencionales, como tampoco le interesaba hacerlo respecto del holocausto en Bastardos sin Gloria (prefirió hacerse cargo directamente de Hitler). No, Tarantino está presentando una fantasía. Por supuesto que en su película encontramos elementos de la realidad y la historia como la conocemos, pero lo que utiliza es la fantasía y a través de ella trata un tema sensible como el racismo y la esclavitud. Podría decirse que en Django se reflejan nuestras fantasías, sueños y miedos respecto del racismo y la esclavitud. Así, cuando Schultz dice, segundos antes de iniciar una catárquica masacre, “no lo pude evitar”, somos nosotros, los espectadores los que lo estamos diciendo junto a él. Hasta ese momento la esclavitud y el trato que recibían los afroamericanos siempre son violentos, vejatorios y humillantes, actos que Tarantino sabe provocan en el espectador sentimientos que sólo pueden ser satisfechos por ese sangriento final. Tarantino sabe que nosotros queremos ese baño de sangre, que queremos que el héroe salga victorioso y rescate a su doncella superando obstáculos imposibles.

Al final, los espectadores nos ganamos ese desenlace explosivo y el largo camino para llegar a el ni siquiera se siente. Es un testimonio de lo entretenido que puede ser Tarantino contando las historias que queremos que nos cuente.

4 Estrellas.

Notas, comentarios y SPOILERS:
Tarantino apenas dedica unas líneas a la frenología y a la utilización de la biblia para fundamentar la esclavitud y la superioridad del hombre blanco.
– La existencia de muchos personajes con apenas unas líneas indican que Tarantino debe haber filmado una película de al menos unas 5 horas.
– Resulta curioso que Tarantino eligiera al mismo actor que utilizó para avergonzar a los alemanes (en Bastardos sin Gloria) para interpretar a un alemán iluminado y bastante decente que desprecia la esclavitud.

3 comentarios en “Django Desencadenado / Django Unchained (2012)

  1. harto te demoraste en dar tu comentario, paso un mes del estreno, no se, tengo dudas si te dejas llevar por el resultado en la taquilla o en la critica de tus pares… debiste habertela jugado antes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s