Alien (1979)

alien_1979_1024x768_181931

Alien es un clásico y todos lo saben. Algunos incluso lo saben sin haber visto la película.

 

Esto es porque Alien introdujo muchos elementos que hoy son claves en las cintas de terror y de ciencia ficción. Alien, por ejemplo, nos hizo sentir terror en el espacio. No el terror casi intelectual de 2001 Odisea en el Espacio, sino un terror visceral y claustrofóbico, aumentado por los estupendos valores de producción y la sin igual y hasta entonces novedosa imagineria sexual y psicológica.

Alien tiene mucho a su favor, partiendo por el ritmo pausado que deliberadamente su director impone, un diseño de producción que no se esfuerza por situarnos en un futuro lejos de ser inmaculado y por la idea de que aún cuando como humanidad somos capaces de construir masivas naves espaciales aún quedan lugares por explorar y seres por conocer. Al comienzo de la cinta la tripulación del Nostromo es sacada de su sueño artificial por la computadora de la nave (la llaman Madre, la primera en muchas referencias freudianas) para explorar una señal de radio de origen desconocido. La tripulación trabaja para la corporación Weiland-Yutani y dentro del contrato está estipulado que deben ir a explorar cualquier señal que haga suponer proviene de una vida inteligente. No les gusta, pero están obligados a hacerlo. No es la única oportunidad en que la cinta clava indirectas a las corporaciones y la mentalidad aquella en que todo es susceptible de ganancia. Ni a la lucha de clases.

Por supuesto, nada es lo que parece y todo sale mal. Uno de los tripulantes vuelve de la exploración con una cosa alojada en su cara. Más tarde se suelta, pero lo que deja en el cuerpo del humano es, por decirlo menos, chocante. Hasta este momento Alien desarrollaba personajes y establecía una atmósfera y estética industrial, dominada por humo y vapor, pasillos metálicos oscuros y estrechos, convenciéndonos de que hasta un gato puede escabullirse, pero no un ser humano. Y así, uno a uno empiezan a morir los tripulantes.

Hay mucho que hace a Alien una película influyente. Por ejemplo, al forma en que subvierte las expectativas del espectador al tener como protagonista a Ellen Ripley, interpretada por Sigourney Weaver, hasta ese momento una actriz de teatro. Todos esperaban que Tom Skerrit, el capitán de la nave y líder natural, fuese el protagonista, pero Alien desecha esa esperanza rápidamente. Ripley prueba estar muy lejos del arquetipo femenino, la doncella que debe ser rescatada o la víctima fácil del asesino. No, Ripley es autosuficiente, inteligente, temeraria, líder, feminista y capaz de enfrentarse a un Alien y salir viva.

alien-2

Pero sólo a través de un digno adversario podía Ellen Ripley transformarse en el personaje fundamental que es ahora. El director Ridley Scott mantiene oculta a la criatura durante la mayor parte del rodaje, semi visible a través de una rápida edición cuando está atacando a sus víctimas y completamente visible cuando está acechando a los pobres humanos. La criatura de Alien, el xenomorfo, es amenazante, despiadada, carnívora, ácida (tiene ácido en vez de sangre) y prácticamente imparable y gran parte de su éxito poblando nuestras pesadillas es el diseño de H.R. Giger. La criatura es un compendio de simbología sexual: de cabeza fálica y boca vaginal, es un resumen de nuestros traumas sexuales. La criatura además transforma a sus víctimas y los hace parte de un desquiciado y pesadillesco ambiente. Ah, y “embaraza” a sus víctimas (quizás el primer embarazo masculino en el cine hasta esa fecha), nace del pecho de sus víctimas y no le importa si entre ella y el aire fresco hay hueso y visceras. No es difícil captar el subtexto.

En fin, Alien es un clásico porque incluso después de 3 décadas sigue haciéndonos sentir terror de una criatura que no ha sido superada en todo este tiempo. El xenomorfo es la maldad pura, sin consideraciones morales, prácticamente sin debilidades y completamente adaptable. El asesino perfecto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s