Killing them softly / Mátalos suavemente (2012)

Crimen, mafia y economía en un thriller que se desenvuelve leeeentamente. 4/5

Es difícil no pensar en el otro tipo de película que podría haber resultado de esta idea: el sindicato del crimen también sufre una recesión económica. Si distintos ejecutivos o actores hubieran perseguido esa idea podríamos haber recibido una película de misterio, de acción o incluso una comedia (con Ben Stiller o Jack Black), pero en su lugar tenemos una cinta de carácter contemplativo que lo que menos tiene es acción, una cinta con grandes ideas sobre política, economía y crimen.

Killing Them Softly abre con dos criminales de muy poca monta, dos tipos que uno se pregunta cómo es que llegaron vivos a donde están. No es que sean torpes o tontos, sino que lo primero que hacen es tomar un trabajo que está muy por encima de su nivel. Los dos (Scoot McNairy y Ben Mendelsohn, ambos buenos actores) a instancias de un tercero deciden robar un encuentro de póker clandestino porque creen que tienen la coartada perfecta y efectivamente la tienen, al menos por un tiempo. Lo que no saben es que la mafia llamará al matón preferido (Brad Pitt) para “tratar” con ellos.

Killing-them-softly

En Killing Them Softly no se retrata a la mafia de manera común, aquí no hay fastuosos salones, autos de lujo ni hermosas chicas a disposición de los matones. No señor, la visión que entrega Andrew Dominik es la visión pesimista producto de la crisis económica de 2008. Es más, la cinta está ambientada en la época previa a la elección de Barack Obama durante esa fecha y el director no pierde oportunidad para recalcar su mensaje, ya sea con pósters y anuncios cuidadosamente encuadrados por la cámara o por el audio de tv y radio de fondo: todo nos dice el tiempo en el que está ambientada y la casi apocalíptica visión del gobierno y la economía.

Quizás ése sea el único pecado de la película, porque tanto la ambientación como las actuaciones están bien, además de que se agradece ver una película sobre criminales que no sea todo explosiones, inverosímiles balaceras y persecuciones en automóviles. Lo de Killing Them Softly es otra cosa. El director insiste e insiste en decirnos que la mafia se maneja de la misma forma que el gobierno, que no existe el sueño americano tal y como lo vienen vendiendo hace años, que los verdaderos criminales y mafiosos son los políticos y que entre ellos y el criminal de poca monta no hay mucha diferencia. Es un mensaje interesante y uno no puede dejar de pensar en una película firmemente anclada en su tiempo, pero que a la vez es un fiel reflejo de ésta.

Lo que Killing Them Softly muestra es un país desilusionado, miserable, en plena crisis económica, de valores y de confianza, el caldo de cultivo ideal para la mafia.

4/5

Notas, comentarios y SPOILERS:
– Para ser un mafioso que cree que Estados Unidos es un negocio vaya que le cuesta entender a Brad Pitt que el sindicato del crimen sea dirigido por un comité muy al estilo de un directorio de accionistas que tienen que revisar cada movimiento que les sugiere su abogado.
– No sé si fui lo suficientemente claro, pero esta no es una película de acción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s