Butter (2012)

Una sátira política que no funciona del todo. 2/5.

Butter se disfraza de comedia negra sobre una ridícula competencia de esculturas de mantequilla (de ahí el nombre), pero sus intenciones van por otro lado. Lo de Butter es la sátira política y sus intenciones quedan claras desde el comienzo con la secuencia que muestra a Laura Pickler entrando a un escenario ambientado como un rally político. Ella sonríe como uno de ellos y habla de su presente como un candidato a algún cargo democrático. Pero ahí la cinta nos devuelve 1 año en el pasado para ver cómo Laura llega a ese punto en su vida.

Resulta que Laura es la esposa de Bob, un sujeto extrañamente talentoso para las esculturas de mantequilla. Tanto es así que ha ganado 15 años consecutivos el concurso regional de esculturas de mantequilla. Pero Bob está cansado y quiere retirarse. Esto no sienta bien con su Laura porque Laura es ambiciosa y no quiere perder su lugar en una sociedad que la respeta por ser la esposa de Bob. Es extraño el mundo de Butter porque en él Bob y Laura son como la realeza, con un estatus y privilegios respetados por toda la comunidad y todo gracias a la mantequilla. Por eso Laura, una vez que se da cuenta que no puede convencer a Bob, decide concursar ella misma y esta vez disfrutar con propiedad toda la gloria que trae el campeonato de esculturas de mantequillas. En todo caso, la victoria que parecía fácil se complica cuando entran en el campeonato su admiradora número uno, la amante de su esposo (Olivia Wilde) y una pequeña niña afroamericana llamada Destiny.

butter-2012-hdrip-xvid-nogrp-2

Quizás lo más problemático de la cinta sea la mezcla de tonos e intenciones. A veces da la impresión que Butter quiere ser una inteligente y sutil sátira política, en otras una comedia de humor negro descarnado y frontal y en otras un curioso drama sobre relaciones interraciales y adopción. Butter puede ser chistosa a veces, pero lo que gana en risas lo pierde en enfoque y concentración. Si lo pensamos, Destiny, que ha vivido de casa adoptiva en casa adoptiva, parece tener un talento sobrenatural para tallar mantequilla ya que la película nunca se molesta en explicar su pasado. De la misma forma, más arriba tuve que mencionar que Destiny es afroamericana porque practicamente ella es la única de color en toda la cinta. Y los creadores lo tienen perfectamente en mente. No es difícil relacionar a los Pickler con los Clinton y a Destiny como los Obama. Tampoco la forma en como se ganan estos concursos ni todo lo que sucede entremedio. Todo apunta a una sátira política, pero para que la sátira funcione tiene que ser fina e inteligente y acá hay poco de eso. Las caricaturas son gruesas y los chistes a veces son fomes.

A veces Butter no sabe qué hacer con su historia o con sus personajes. Bob, que al principio parecía tan relevante, después prácticamente desaparece de la cinta. Y su hija, interpretada por Ashley Green, no tiene mucho que hacer además de verse bonita y besar a Olivia Wilde, lo que es un plus, supongo. Finalmente, la película no nos molesta con un metraje abultado y tampoco es mala como para ofendernos, es sólo que la reacción que nos deja es de un MEH.

Notas, comentarios y SPOILERS:
– ¡Alicia Silverstone!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s