Cloud Atlas / La Red Invisible (2012)

Una épica que abarca multitudes de personajes y épocas con inspiración New Age. 3 baldes de palomitas (de 5).

Cloud Atlas es una película desordenada, a veces aburrida y otras muy entretenida e interesante, una cinta que expone una serie de ideas que la acercan demasiado al new age aparentando una profundidad de la que esencialmente carece. No creo que sea una buena película, pero si hay algo que reconocerle es que a lo largo de sus casi 3 horas es ambiciosa.

La Red Invisible (como se llama acá) es la adaptación fílmica de un libro considerado por muchos como infilmable. La obra original contiene mucha imaginería que desde sus páginas grita una adaptación al cine, pero tanto su estructura como su vasto alcance la hacen muy compleja. La adaptación cinematográfica naturalmente se desvía del libro, pero lo hace conservando la esencia del mensaje, aunque el resultado no sea perfecto.

Los hermanos Wachowski (Matrix) y Tom Tykwer (El Perfume, Corre Lola Corre) se encargaron del guión y de dirigir este monstruo de película. En ella conviven desordenadamente 6 historias, cada una ambientada en una época distinta y contada con un género diferente. Así, la primera es la historia de un joven abogado que en 1849 viaja a través del océano pacífico para cerrar un negocio de su suegro y es narrada como una aventura histórica. En la segunda, un joven compositor protagoniza un drama de época. El misterio es el género que manda en la historia de Luisa Rey y su investigación de corrupción y asesinatos en una planta nuclear. Ustedes entienden la idea.

Adivinen quién es
Adivinen quién es

La parte más entretenida de la cinta es el comienzo, cuando el espectador es lanzado sin previo aviso a esta colección de historias y tiene que poner atención y adivinar qué es lo que conecta a cada una de ellas y entender por qué los directores han decidido fragmentar de tal forma la narración. En todo caso, nada de esto es difícil, ya que los directores proporcionan pistas en cada una de las historias. Así, cada protagonista tiene una marca de nacimiento de la forma de un cometa y en cada historia se puede observar algún tipo de registro de la inmediatamente anterior. Ah, y los actores se repiten en las historias, añadiendo confusión o interés, dependiendo del espectador.

En todo caso, pasada esa primera parte, la cinta va perdiendo interés y los saltos temporales y cambios de ritmo (y tono) la perjudican. No ayuda tampoco que algunas historias sean mucho más interesantes que otras. La de Luisa Rey, por ejemplo, no podría haberme importado menos y la del joven Ewing sólo cobra interés al final, cuando el tipo descubre su verdadera vocación. Esto es inevitable, no es fácil conjugar todos esos géneros, tonos, historias y protagonistas y lograr una cinta homogénea.

Pero quizás lo peor es la idea detrás de todo esto, el gran tema filosófico, la gran verdad que la cinta plantea es que todos los protagonistas están vinculados de alguna forma. Vivimos vidas que no son nuestras, lo único constante es nuestra alma y nuestro comportamiento en una época tendrá consecuencias en la siguiente. ¿Lo captan? Todo eso parece muy profundo, pero no lo es. Estoy mucho más interesado en la aventura fílmica que las supuestas verdades que al cinta pudiera estar revelando. Lo que quiero decir es que a veces la cinta se toma demasiado en serio sus ideas.

Pareja dispareja
Pareja dispareja

En el fondo, Cloud Atlas es una cinta desordenada, dispareja, una mezcla extraña de géneros e ideas que no siempre funciona, pero ambiciosa, siempre ambiciosa. ¿Debemos premiar la ambición aunque el resultado no sea del todo satisfactorio? Yo creo que sí. Nos gustan las películas que lo intentan, pero fallan miserablemente. Siempre apoyamos al débil, a la visita, al menospreciado. Por eso es que preferimos una película que se arriesga, pero no funciona a una que parece hecha con toda la desidia del mundo.

Hay mucho que admirar en Cloud Atlas, desde las vistas, efectos especiales, el compromiso de los actores y el coraje de los directores hasta el maquillaje utilizado para hacer creíbles a cada personaje, aunque en esto último, quizás como reflejo del problema más general de la cinta, hay algunos que son muy buenos y otros que dan risa. Finalmente, a pesar de todo su desorden, Cloud Atlas se mantiene como una película interesante principalmente por su ambición y alcance (y el desafío de descubrir qué actor está interpretando qué papel en cada una de las historias).

3/5 baldes de palomitas.

Notas, comentarios y SPOILERS:
– Si quieren ver cuántas veces se repite un actor mejor vayan a IMDB.
– La historia que más me gusta es la de Sonmi y la de Cavendish, aunque la situada en el futuro distante quizás sea la más satisfactoria.
– Se nota que los actores la están pasando bien detrás de cada máscara y capa de maquillaje.
– La idea de occidentalizar a actores asiáticos (y viceversa) puede espantar y ofender a algunos y puede ser controversial, pero considero que es una decisión audaz y fiel al espíritu de la historia y la cinta, aunque a veces el resultado sea más para la risa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s