El Vuelo / Flight (2012)

Un drama protagonizado por Denzel Washington con su carisma funcionando a nivel máximo y un director seguro de lo que está haciendo.

Flight no es una cinta para adolescentes, ni para los que buscan una de acción o desastres. De hecho, la única secuencia que puede llevar a pensar en una cinta equivocada es una que figura prominentemente en las promociones: un avión volando de una manera, digamos, poco ortodoxa. Pero Flight no es nada de eso. Si hay un desastre en la cinta no es el avión sino el mismo piloto.

Denzel Washington interpreta a Whip Whitaker, un experimentado piloto, pero alcohólico y drogadicto. El tipo es un desastre. Cuando lo vemos está acostado con una bella mujer, que además resulta ser su asistente de vuelo, pero cuando abre los ojos apenas sabe donde está. Se despierta, contesta el teléfono, registra que está en la habitación de algún hotel, se termina una cerveza que quedaba de la noche anterior, un poco de cocaína y ya está listo para funcionar.

Y aquí viene la primera toma que nos avisa que estamos viendo una película de Robert Zemeckis, una donde la cámara sigue a Denzel mientras inhala cocaína y se desestabiliza junto con él. Zemeckis es un visualista que gusta de los trucos, como ese de la línea de cocaína. A lo largo de la cinta hay varias tomas que llevan su firma: su afinidad por los grandes sets, la cámara que sigue a un personaje mientras camina a lo largo de un pasillo (se repite varias veces), etc. Ésta es su primera cinta de actores reales desde El Náufrago y se agradece. Flight es una cinta para un público que no recibe muchas cintas de calidad, un público adulto que puede entretenerse con un drama.

Like a boss
Like a boss

Denzel Washington es una estrella de cine, un tipo que puede levantar una película sin mucho esfuerzo y utilizando sólo una parte de su carisma. En Flight da vida a un sujeto que está hecho pedazos, un tipo que puede mantenerse funcional por fuera, pero que en su interior apenas está vivo. Hay muchas cosas que habitan la deprimida alma de Whip, desde la muerte de su padre, un fallido matrimonio, su extraña y distante relación con su hijo y la nociva dependencia del alcohol para sobrevivir. Flight, no se equivoquen, es una cinta en que un alcohólico lucha por recuperar su vida y sobriedad después de un evento traumático y a pesar de todos los sabotajes a los que él mismo se somete. Hay un desastre, el del avión, pero la cinta pronto da un viraje y adopta características del drama judicial y el drama del personaje alcohólico. En este sentido, no es nada que no hayamos visto antes, incluso el final es previsible (y daña un poco el resultado final), pero la gracia está en el talento involucrado. Denzel + Zemeckis.

A Washington lo acompañan buenos actores en roles secundarios. Don Cheadle interpreta al abogado interesado en exculparlo del accidente, Bruce Greenwood es un antiguo amigo y Kelly Reilly es una drogadicta que también está tratando de dejar el vicio . Ah, y también aparece John Goodman como su “dealer” de confianza. Todos los secundarios están bien y apoyan la interpretación de Washington. En realidad, cuando uno ve estas películas siente que todos los valores de producción están a la altura: el diseño de producción, la cinematografía y la música, el guión y los secundarios, todos al servicio del protagonista y el director.

Flight es una cinta entretenida que ofrece una historia dramática sobre un alcohólico que nunca sabe si recuperarse (y recuperar su vida) o no, un tipo que incluso después de un traumático evento en que su vida corrió peligro no es capaz de dejar su dependencia por el alcohol. La gracia de Flight es que hace de todo esto un viaje entretenido, gracias a un trasfondo en el que mezcla una pizca del género de películas de desastre con otra de drama judicial, un protagonista que nunca deja de ser interesante, un actor con su carisma funcionando a mil y un director que aparece seguro de lo que está haciendo.

Notas, comentarios y SPOILERS:
Kelly Reilly, la drogadicta, la vimos en las dos películas de Sherlock Holmes.
– La secuencia del desastre del avión tiene toda la técnica de Zemeckis saliendo por los poros. Recuerda a otro desastre de avión (El Náufrago).
– No es difícil pensar en Denzel Washington como el Tom Hanks negro. Sus carreras se han cruzado y han trabajado con varios directores en común, pero la principal semejanza es como han abordado sus carreras manteniéndose vigentes y como estrellas por casi 20 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s