Sleepless Night / Nuit Blanche (2011)

Una película entretenida con un ritmo endiablado que apenas te da tiempo para recuperarte.

Vincent es un policía corrupto y es el protagonista de esta historia de un padre y su hijo secuestrado por unos mafiosos. En todo caso, los mafiosos no secuestran a su hijo porque sí. Unas horas antes del secuestro, en plena mañana, Vincent junto a su compañero asaltan a unos criminales que transportan varios kilos de droga en un bolso. El problema es que acaban de robarle a un criminal con la suficiente presión e influencia como para saber quiénes le robaron y qué hacer con ellos. Cuento corto: secuestran al hijo de Vincent y éste debe rescatarlo del club nocturno que sirve de base de operaciones del mafioso y devolver la droga que robó.

Sleepless Night es un thriller sin grandes ambiciones. Aquí no hay interrogantes sobre la naturaleza del deber, el honor y lo que significa ser padre. Hay detalles, pequeñas sugerencias, y estos ayudan a darle un poco más de sustancia a la película. El protagonista, por ejemplo, se mantiene permanentemente en una nebulosa moral. Sabemos que el tipo es corrupto desde el principio, pero ¿verdaderamente lo es? Hacia la mitad de la cinta confiesa que es un policía encubierto trabajando hace años para arrestar a otros policías corruptos, pero la declaración es hecha en un momento en que uno diría cualquier cosa con tal de que le crean. La cinta mantiene esta duda durante todo su metraje y lo bueno es que nunca juzga a su protagonista ni deja que nosotros lo hagamos. Cualquiera sea el comportamiento anterior de Vincent, cuando le tocan a su hijo todo pierde importancia y lo mismo sucede con cualquier otro tema que haya podido surgir en la película: lo primordial es el entretenimiento. Es así como el protagonista se dirige al club nocturno y no sale de ahí (y nosotros tampoco) hasta encontrar a su hijo.

sleepless-night-04172012

A pesar de tener algunas subtramas menos interesantes y secuencias que podrían haber quedado afuera (la resolución de la historia de los policías, por ejemplo), Sleepless Night sigue un plan específico y lo cumple con eficiencia: no soltar el acelerador. Si apenas se toma 10 minutos para pasar de las introducciones al desarrollo de la trama, de ahí en adelante son persecuciones, disparos y luchas cuerpo a cuerpo. Además, el director aprovecha cada recoveco del club nocturno para filmar ambientar sus escenas y sacarle el jugo a cada una de ellas, dándole un aire Duro de Matar. En el mismo sentido ayuda que Vincent no sea un súper hombre. El tipo sufre golpes y caídas, le disparan y acuchillan y a medida que pasan las horas su fuerza y estamina van disminuyendo. Todo esto hace que el personaje se sienta más real y las apuestas y el riesgo involucren más al espectador. Como espectadores queremos que gane Vincent y rescate a su hijo, no nos importa si es corrupto o no. Hay cosas más importantes que esos detalles, ¿no?

Hay uno que otro hipo en el ritmo de la cinta, pero nada demasiado grave. Sleepless Night es entretenida de comienzo a fin.

Notas, comentarios y SPOILERS:
– Es la historia de un padre y su hijo, ya saben que me gustan esas películas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s