Melancholia (2012)

Luis San Martín contribuye con una reseña de Melancholia

El novio (Alexander Skarsgård) y la novia (Kirsten Dunst), Michael y Justine riendo alegres y despreocupados, sobre una limusina que de larga no puede pasar fácilmente por el zigzagueante camino de tierra hacia la fiesta de bodas: así es cómo empieza esta película. Luego de la cena respectiva, discursos, momentos incómodos y nada inesperado, todo es un ritual reconocido por el espectador. Pero es Lars Von Trier, el mismo de Antichrist (2009), y el movimiento tambaleante de la cámara, así como la sospecha de que la novia está aparentando a cada instante, tienen algo que decir.

melancholia9

Las primeras escenas rebosan normalidad, hasta que Dunst empieza a moverse entremedio de la fastuosa fiesta financiada por su cuñado John (Kiefer Sutherland), un hombre cuyo estatus económico le otorga el semblante para representar en el film al equilibrado social perfecto. Mientras, su hermana Claire (Charlotte Gainsbourg), responsable y preocupada, intenta capturarla y animarla para que no caiga en lo que habían prometido: sin escenas, sin incomodidades, por favor sin caras tristes y llantos, Justine, le dice, que el novio se está sintiendo mal. Pero la novia parece no querer nada con nadie, solo hundirse en su mundo oscuro como si el día que está viviendo no fuese, a ojos de los presentes, el más importante de su vida.

Larga, de más de dos horas, con su trama Melancolía (2011) sin duda recuerda a The Tree Of Life de Terrence Malick, estrenada 9 meses después y —quién sabe— influenciada por aquella en su idea estética, o derechamente muy parecida. Hasta ahora nada nuevo, solamente el resumen de una historia humana aparentemente insulsa que es la base instrumental para un argumento que resulta ser universal: la alegoría sobre la decadencia psíquica del ser humano al comprender su fin irremediable; como la depresión paralizante de Justine, que se casa y aparenta estar alegre, pero que comprende que está condenada a su condición, quedándose dormida a las piernas de su sobrino el día de su boda, obsesionándose con la estrella Antares de la constelación de Escorpión antes de entrar a la fiesta, escapándose de los invitados, de su insistente jefe, y practicando sonrisitas para los flashes. O como su hermana Claire, con un miedo tremendo a lo desconocido, a lo que está por venir y que ella, tan metódica, no puede controlar.

La película empieza con imágenes extravagantes que a medida que avanza la película cobran sentido, sucediéndose lentas para poder ser contempladas detenidamente por el espectador: el espacio, un paisaje de nieve, una novia con vestido blanco atrapado por las raíces de los árboles, tres de los protagonistas sobre un campo de golf, y dos cuerpos celestes en el cielo nublado. Uno, la luna, y el otro… un agente externo a la tranquilidad, un intruso en la aburrida vida de los comensales, el planeta Melancolía, realmente el gran núcleo de los hechos.

charlotte-gainsbourg-as-claire-in-melancholia

Luego de esa secuencia los sucesos ocurren parsimoniosos, como destacando su importancia entre más se trabajan. Es la eterna persecución de una hermana y la otra, dos polos opuestos que conforman las dos partes de la película, y que toman precisamente el nombre de ellas al tratar sus dos puntos de vista sobre la misma vivencia. Justine —la primera parte— es más espontánea, con un carácter que va sin duda de la mano con su trabajo de creativa publicitaria; por su lado Claire —la segunda—, quien organiza la fiesta, es una mujer de rutinas, cuya susceptibilidad se ve invadida al menor imprevisto, teniendo que soportar la falta de fortaleza su hermana y a la vez ser consolada por su esposo, quien le promete que nada va a pasar aunque ella caiga en la preocupación constante y la paranoia.

Esta es una película idónea para ser vista en estas fechas en que la frase “fin del mundo” bulle por todos lados, pues su ritmo y la alegría disfrazada, de mentiras, llama un poco a la reflexión, a las consecuencias existenciales de un acabose inminente, personal o colectivo, suceda o no. La música del preludio de la ópera Tristán e Isolda de Richard Wagner acompaña los momentos más importantes, los actores (sobre todo las hermanas) funcionan acordes a las situaciones y la excelente dirección de fotografía es precisa en cuanto condimenta con precisión y crea el ambiente de ansiedad presente en la película, la antesala de una congoja inmovilizante, catatónica, que tiene atados de principio a fin a sus protagonistas.

Melancholia es una pieza cinematográfica que no puede resumirse sin interpretar un poco sus hechos. La respuesta a la típica pregunta “¿y de qué trata?” no es fácil de contestar, como esas obras de arte que dicen tanto que sus componentes tangibles, cuantificables, pasan a segundo plano tras dar el paso para intentar comprenderlas cabalmente, y al final lo que queda es solamente lo que se piensa sobre ella, o de buenas a primeras lo que se siente. Por ello, merece ser vista en un lugar cómodo, sin interferencias, y con una disposición presta a todo lo que venga.

Notas, comentarios, espoilers:
– Si vieron The Tree of Life, aguantaron su ritmo y les gustó, deben ver esta. Si no, de todas maneras inténtenlo, solo perderán 136 minutos de su vida (a menos que quieran usarlos para aprovecharla antes del fin del mundo, que no fue pero que de seguro se anuncia de nuevo).
– Esta es una película para aquellos que disfrutan cabeceándose ambigüedades. No se impacienten, llegar al final vale la pena.
– Donde fui a ver esta película había algunos pocos que reían con ciertas escenas. Si al verla el de al lado se ríe, no haga caso o no tenga miedo si a usted no le causa risa: probablemente no estén atentos y estén alucinando con un duende con sombrero que les cuenta chistes de Álvaro Salas. Esta película y sus mensajes no son cómicos desde ningún ángulo.
– Charlotte Gainsbourg debe ser una de las bellezas más especiales que existen hoy por hoy en el vasto mundo cinematográfico de rubias exuberantes y exultantes princesas-maniquíes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s