Los 80 – Sin pan ni pedazo T05E09 (2012)

¿Al alguien más le da la impresión de que después de este episodio las cosas para los Herrera van a mejorar? Puede que Martín todavía esté separado de Paola y que Claudia todavía sufra por la muerte de Gabriel, pero seamos sinceros, las historias de ambos personajes durante esta temporada han sido las más aburridas. No es culpa de los actores, claro, sino de los guionistas, que, habiéndose puesto ellos mismos en ese lugar, no han sabido darle buenas historias a estos personajes. Puede que ellos resuelvan sus problemas, pero nunca fueron llamativos así que no estoy hablando de ellos, sino de Juan y Félix, los dos personajes más interesantes de esta temporada.

A Juan nunca se le han dado fáciles las cosas y todo lo que ha logrado ha sido fruto de su esfuerzo, pero ¿no les parece que a veces la serie le tira encima dificultad tras dificultad sólo porque no sabe qué más hacer con él? No puede ser todo sufrimiento para Juan Herrera (y por extensión para Ana). La serie gana mucho cuando hay situaciones cómicas que afectan a Juan, como al comienzo del episodio cuando está tratando de hacer deporte, pero no son ni frecuentes ni preponderantes. Por supuesto, Los 80 no son una comedia, pero a veces da la impresión que estos personajes están ahí para que nosotros los veamos sufrir. Es un nuevo tipo de pornografía, la pornografía del drama.

Pero ¿qué más le puede pasar a Juan después del incendio que destruye su taller? Puede terminar en el hospital, probablemente sea grave y en una de esas Ana tiene que salir a trabajar nuevamente. ¿Tendrán algún descanso los Herrera? Félix, por otro lado, conoce a una chica atractiva y que parece calzar muy bien con su personalidad (sin mencionar que acaba de salvarle la vida) ¿alguien cree que en los próximos episodios lo volveremos a ver ebrio o rompiendo bicicletas? No, las cosas de aquí en adelante mejorarán para los dos, lo que nos da esperanzas de tener un final de temporada optimista y alegre (para variar un poco, ¿no?)

Pero hablemos de Juan. Al comienzo del episodio lo vemos haciendo ejercicio con Félix (sí, en los 80 se usaba camisa hasta para jugar a la pelota) y los creadores no pierden la oportunidad para avisarnos que Juan va a sufrir un infarto o algo parecido usando al molesto Don Genaro que aprovecha de advertirle que un vecino sufrió un infarto por andar haciendo deporte y que, en realidad, lo mejor para este tipo de afectaciones es un “vasito” de aguardiente todas las noches. Pero esa noche Juan necesitará mucho más que un vaso de aguardiente para tranquilizarse.

Una llamada en la mitad de la noche despierta a Juan y es una muy mala noticia: el taller se ha incendiado y ha quedado destruido. Por suerte, Juan contrató seguros así que lo tranquiliza saber que ese dinero servirá para volver a levantar el taller. En todo caso, Ricardo tiene otros planes y no pierde tiempo en insistir nuevamente en vender el taller lo que es bastante sospechoso (los realizadores prácticamente le ponen un letreto de neón que dice “YO FUI”). Por supuesto, nuestras alarmas se levantaron mucho tiempo antes, pero el único que duda que fue Ricardo el del incendio es Juan.

Pero eso no es todo, no señor, porque el drama del taller y todo lo que ha sucedido hasta el momento terminan con Juan en el hospital y uan Ana muy preocupada sin saber mucho qué es lo que está sucediendo. Afortunadamente, lo que pasó con Juan no es cardiovascular, sino los efectos de todo lo que hemos visto en esta temporada y posiblemente las anteriores, pero debería poner a pensar a Juan respecto de su presente: si no puede administrar tranquilo el taller y no hay forma de comprarle la mitad a Ricardo, lo más conveniente es venderlo y usar ese dinero para invertir en otro negocio, de lo contrario, su salud seguirá resintiéndose.

Por otro lado, Félix, en un descuido, deja que Ana jr. se le escape y se pasa un buen rato buscándola desesperadamente. Sus amigos le ayudan y también Don Genaro y Petita, pero casi todos los esfuerzos son infructuosos. Estas son escenas muy tensas porque podemos sentir la angustia y desesperación de Félix, a pesar de que sabemos que a Ana jr no le va a pasar nada (incluso los realizadores de Los 80 tienen escrúpulos). Pero Sibila, la chica de Suecia, llega para salvar la situación. Ella encuentra a Ana jr. llorando y la lleva a casa justo cuando Félix está llegando. Félix se lleva un buen reto y una cachetada, pero lo importante es que Sibila estaba ahí para salvarlo. Si hasta hace algunos capítulos nos preguntábamos qué pretendía Félix bebiendo alcohol, fumando, rompiendo bicicletas y, en general, convirtiéndose en una mala versión del Félix que todos conocemos, el desarrollo del último episodio nos hace pensar que Félix puede volver a ser el mismo de antes… de la mano de una mujer. Quizás estoy siendo algo exagerado, pero creo que Félix, junto con Juan, son los personajes que le aseguran un futuro de historias y arcos narrativos interesantes a esta serie. Es cuestión de repasar la presente temporada para darse cuenta que las historias más interesantes han sido la de estos dos personajes. Claudia y Martín no aportan mucho y Ana no existe.

Y a propósito de Martín, su verdadero trabajo es descubierto por Claudia y debe confesarle que él no trabaja en una oficina editando vídeos, sino que de cámara, grabando ahí mismo donde suceden las cosas. Martín disfruta siendo testigo y grabando la realidad, confiesa, pero su trabajo siempre lo pone en riesgo y es por eso que no le ha contado a sus padres.

Una de esas salidas los lleva a grabar un acontecimiento histórico (dentro del contexto de la época) en el lugar indicado a la hora apropiada: logran grabar al carabinero que disparó en la cabeza a María Paz Santibáñez, estudiante y eximia pianista que estaba protestando en el Teatro Municipal. La prensa inventa ridículas excusas para encubrir lo que realmente sucedió, pero Martín y su compañero saben que tienen algo importante en su cinta. Las cosas no mejoran cuando un vehículo de la CNI se estaciona en su lugar de trabajo y todos deben evacuar el edificio por salidas distintas y así esperar despistar a los agentes del Estado.

Martín es comprometido con su trabajo y no es ajeno a la realidad del país, es testigo privilegiado de todo lo que sucede que la prensa masiva no cubre y él lo reconoce, por lo que no tiene problemas en llevar una copia de la cinta a los familiares de la estudiante baleada. Todo esto proporcionan varios minutos de serie de la calidad a la que nos tiene acostumbrados Los 80, pero nos lleva a preguntarnos qué es lo que realmente quiere Martín. El tipo descubrió su vocación hace tiempo y sólo le falta comunicárselo a su familia, pero sigue entrampado en ella y trabajando como cámara. ¿Va a seguir siempre trabajando como cámara? ¿Si tanto le gusta la tv por qué no se va a estudiar gratis a argentina? Además, los problemas que tiene con Paola no son de lo más interesantes y lo único que hacen es alejarnos del personaje, todas sus actitudes hacia Paola no lo convierten en el personaje más querible. Todos tenemos derecho a nuestras contradicciones, es cierto, pero éstas deben provocar preguntas e historias interesantes.

Notas, comentarios y espoilers:
– ¿Qué va a pasar con Martín en los años 90? En el mejor de los casos, Martín se va a trabajar a TVN, realiza documentales, crea Mea Culpa o, quién sabe, termina haciendo películas. Pero en el peor de los casos, Paola se lleva a Vicente a Argentina y Martín nunca logra superarlo, el Chile de transición y la vorágine de los años 90 lo traga, lo da vueltas y lo devuelve desorientado y muy dañado. Al menos el personaje sería más interesante.
– Félix le dice pajero al papá. Los 80 reconociendo los cambios en la forma en que se expresan los jóvenes. La generación de Juan nos e habría atrevido jamás a decir eso sobre su padre.
– La expresión del carabinero que dispara a la estudiante, levantando los brazos como si lo que pasó no fue su culpa, es espeluznante.
– Félix, cuando se da cuenta que su hermana no se ve en la plaza: “¡no está!”. No weis, ¿en serio?.
– Don Genaro, a pesar de todo, tiene buenas ideas y le pregunta a Félix cómo estaba vestida Ana jr.
– ¿Cuántas veces le dijo “cuidate” Paola a Martín? Como chorrocientas mil.
– Señales de que el próximo episodio se le da menos importancia a Martín y volvemos a encontrarnos con Claudia: la tierna y dulce escena en que Félix habla con Claudia

Un comentario en “Los 80 – Sin pan ni pedazo T05E09 (2012)

  1. Oye heavy el capitulo especialmente el inserto sobre el balazo a la Pachi Santibañez..hueooon yo estuve ahi, a metros de ella.. hacia mucho que no veia ese video que captaron, pero me acuerdo clarito el paco, que estaba parado afuera de la optica Santa Lucia y de pronto cruzó San Antonio porque vio a la Pachi rayando el muro del edificio del Teatro Municipal..el hueon sin previo aviso le mandó el balazo en la cabeza..no fue al aire, y luego como queriamos matarlo, se parapetó dentro del teatro..infeliz!!!..ojalá que este capitulo lo hayan visto tus hijos y nietos para que se vayan enterando la joyita de papá que tienen…si aun estai vivo conchetuma!!##

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s