El Reemplazante Capítulo 2 (2012)

El segundo episodio de El Reemplazante no avanza tanto la trama como nos permite conocer a sus personajes secundarios. Si bien el hilo principal está dado por las fotos eróticas que Flavia envía al teléfono de Carlos, los momentos más interesantes del capítulo no están dados por este recurso típico de telenovelas, sino por los personajes rondan a Carlos, su ambiente familiar, las preocupaciones y necesidades que los identifican. Lo que quiero decir es que la serie se dio el tiempo de mostrar mejor a quienes rodean a Carlos y al mismo tiempo le da algo que hacer.

Las fotos que Flavia envía a Carlos lo meten en problemas con la dirección del colegio en más o menos la típica forma en que la dirección del colegio se entera de las cosas que suceden con sus alumnos: uno de los alumnos es un soplón. Poco tiempo pasa para que el jefe de UTP, que tiene entre ceja y ceja a Carlos, obtenga de Flavia su versión (torcida) de la historia y el asunto llegue a oídos de la directora quien determina apartar a Carlos de la sala de clases.

Por otra parte, el hermano de Carlos trata de mantener vivo su romance con la profesora interpretada por Blanca Lewin a pesar de las reticencias de ella. El hermano de Carlos llega al punto de invitarse solo a la casa de Blanca (1313). Al principio no hay motivo para justificar el romance entre ambos salvo que para crear conflictos en la familia y alrededor de Carlos, pero hacia el final del capítulo esos motivos se materializan: Blanca se siente sola y a su alrededor el único que demostraba el mínimo cariño que ella requiere se lo daba este sujeto que, a su vez, buscaba alejarse de las preocupaciones, decepciones y frustraciones que vive en el hogar de su padre en el que vive de allegado junto a su esposa y su hijo. Ésta última directamente le dice casi al final del episodio: quiero tirar tranquila.

El Reemplazante da muestras de ser un producto más interesado en mostrar y reflexionar sobre la vida de las personas de escasos recursos y los profesionales que, a pesar del cartón, viven y trabajan con (y como) ellos. En este sentido, el retrato de las personas que habitan el colegio sirve para pintar un cuadro mucho más amplio y desolador. El problema, quizás, no es la educación, sino el país. Ya veremos, es muy temprano para sacar conclusiones todavía.

Pero aún cuando no podamos determinar acertadamente de qué va la serie sí se pueden apreciar los esfuerzos por escapar del cliché y dibujar personajes de carne y hueso, seres humanos contradictorios, que hacen lo posible, y a veces lo necesario, para sobrevivir. Es el caso de Maicol, que parte el episodio delatando a Carlos al jefe de UTP, luego toma un “trabajito” para el mafioso del barrio y termina comprando alimentos y un regalo para su hermana con el dinero obtenido. La madre de Maicol se pasa el día trabajando (no es ninguna sorpresa que no la hayamos visto todavía) y su hermana llega a la casa a hacer las tareas. Maicol es, como muchos chicos en nuestro país, el hombre de la casa y es natural que sienta la responsabilidad de cuidar de su hermana y de la casa. En Maicol no hay un deseo natural de hacer daño, pero cuando lo hace es el resultado de su instinto de conservación y supervivencia. En el fondo, el único motivo por el que acepta trabajar para el mafioso es porque aunque sea arriesgando su vida puede optar a una vida mejor.

El hermano de Carlos, por otro lado, deja de ser el sujeto que engaña a su esposa perfectamente atractiva con otra mujer atractiva. Lo que al principio parecía ser un tipo que tenía un romance extramarital simplemente porque a los guionistas les daba la gana se convierte en un personaje con conflictos, difíciles decisiones y problemas con los que lidiar en casa. Es natural, quizás, que regresar a casa le recuerde todos los problemas que le quedan por solucionar, partiendo por el vivir como allegado en la casa de su padre. No sabemos qué sucedió, si acaso siempre han vivido ahí o hubo algún momento en que el matrimonio pudo vivir en su propia casa, pero el punto es que ahora eso no es posible. Como dice él, viviendo con su padre pueden ahorrar. Pero el tipo no es un santo y engaña a su mujer con Blanca Lewin quien lo acepta porque en realidad no hay nada mejor. Blanca vive y se siente sola y lo que al principio prometía ser una compañía termina haciéndola sentir más sola aún. Es por eso que decide terminar el romance.

Por último, Carlos tiene la parte más débil del capítulo con la trama de las fotos sensuales que Flavia le envió al teléfono. Pero a pesar de ser un recurso sacado de la más tradicional de las teleseries latinoamericanas los guionistas se las arreglan para darle un giro y mantenerla interesante.

El segundo capítulo de El Reemplazante se las arregla para ser más interesante (y con mucho más humor) que el episodio estreno sólo con la fuerza de sus personajes y las historias que esconden y que sirven para comentar y enjuiciar nuestras personales miserias y las que nos toca vivir.

Notas, comentarios y spoilers:
– “Acá nadie es niño, profe“. A El Reemplazante le gustan estas líneas autoconscientes. A veces suenan a lugar común, pero en este caso no.
– Parece que el villano es el jefe de UTP.
– No alcancé a hablar de los problemas económicos de la escuela y la reunión del sostenedor con los profesores para explicar el retraso en el pago de las remuneraciones, pero creo que será un tema que volveremos a ver más adelante.
– El casting es uno de los grandes aciertos de la serie. El lenguaje que ocupan los actores y no actores retrata perfectamente a los personajes y su realidad.
– Claudio no toma cuando maneja. Porque también hay humor negro en El Reemplazante.
– “El respeto es más importante que la plata“. Join the dark side, anakin.
– La hermana de Maicol es inteligente, de inmediato pregunta de dónde sacó el dinero para comprar las cosas.
– La madre de Flavia se veía mucho más vieja que lo que Flavia dice. Al final del episodio Flavia dice que su madre la tuvo a los 15 años y si ella misma tiene 16 su madre debería parecerse más a Carlos o Blanca que a la directora de la escuela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s