A Lonely Place to Die 2011

La palabra decepción identifica ese sentimiento de insatisfacción que solemos sufrir cuando las expectativas se estrellan con la realidad, pero puede ser una palabra muy fuerte cuando se utiliza respecto de una persona, pero no así respecto de una película. Esto tiene todo sentido, ya que la gran mayoría de nosotros solemos valorar más a otros seres humanos que a un mero y pasajero entretenimiento fílmico. Lo que quiero decir es que hay veces en que las películas nos decepcionan.

Las películas nos pueden decepcionar de distintas maneras. Muchas veces son las expectativas previas las que atentan en contra de la experiencia de ver una cinta, pero otras veces, las más lamentables, es cuando la propia cinta, a medida en que avanza sus minutos, genera expectativas que no es capaz de cumplir llega la hora del cierre. Creo que una de esas películas es A Lonely Place to Die.

La película comienza con una escena que parece de rutina, una secuencia que al parecer todas las películas ambientadas en una montaña y protagonizada por montañistas deben incorporar. No la describiré, pero estoy seguro que ustedes ya se la imaginan. Nuestros personajes se encuentran en un remoto paraje de Escocia y se juntan con una pareja de amigos en una cabaña. La idea es seguir explorando las montañas y cerros, pero mientras tanto no hace mal un poco de camaradería. Es en esta parte en que la cinta también sigue la rutina típica, pero al igual que antes no molesta porque los actores están convincentes o porque el director (junto al DdF) ya ha hecho un gran trabajo ambientando la cinta. Esta es la parte en que conocemos a los personajes y podemos morbosamente adivinar su destino.

Llegado el otro día los amigos inician su ruta y se disponen a seguir su actividad cuando, en un momento de descanso, uno de ellos escucha algo. Un leve sonido que incluso nosotros llegamos a dudar si realmente estuvo ahí. Pero efectivamente hay un ruido y ese sonido los lleva a descubrir algo que definitivamente les hará pasar malos ratos y una carrera por sobrevivir

Melissa George

Es en la carrera por sobrevivir entremedio de los hermosos parajes de Escocia donde la cinta encuentra sus mejores momentos. Los directores, que para escribir la cinta se convirtieron en expertos montañistas, parecen estar muy cómodos entremedio de rocas, ríos y árboles completamente alejados de cualquier rastro de civilización. Es en estas escenas donde los directores le imprimen ritmo a la cinta y logran buenas secuencias de suspenso y acción.

La Dirección de Fotografía y Arte también son destacadas. Los paisajes se ven amenazantes, las nubes parecen estar filmadas de modo que vaticinan algo oscuro y las propias montañas parecen dibujar figuras atemorizantes con sus siluetas. No debería ser, porque nuestros protagonistas ya tienen suficiente entre manos, pero pareciera que el director nos dijera que, en realidad, la naturaleza es neutral, un campo de batalla en que cada uno sobrevive como puede, con las herramientas de que dispone y nada más.

Creo que la cinta es muy entretenida en sus dos primeros tercios. En el primero llegamos a conocer y a invertir en los personajes, entendemos cuáles son las habilidades y defectos de cada uno de ellos y en el segundo somos testigos de una estupenda cinta de thriller, con secuencias bien manejadas, sorpresas que no se ven venir y un buen ritmo. El problema que ya indicaba al comienzo de esta crítica, es la decisión (¿del director? ¿del guionista?) de cambiar el lugar donde se resolverá el desenlace. Creo que es una traición a los hermosos parajes en que está ambientada la cinta, una opción que quizás delata la inseguridad de los autores, pero que cualquiera sea el caso, genera problemas a la hora de ambientar el desenlace disminuyendo la efectividad del mismo.

No me malentiendan, la cinta sigue siendo entretenida, pero creo que podría haber sido mucho mejor. Tal vez en este caso la palabra decepción sea muy fuerte, quizás deba utilizar insatisfacción.

Notas, comentarios y espoilers:
– No quise comentar la subtrama del secuestro, los ex-soldados y los mafiosos. Creo que proporcionan una buena sorpresa cuando es finalmente develada la intención de todos los personajes.
– En todo caso, el director tiene la manía de anunciar ciertos giros o sorpresas, como cuando uno de los perseguidores le dice al otro “Sigue el dinero”, refiriéndose a la chica.
– Qué tontera hacer decir a un personaje “La cuerda fue cortada” mientras mira una cuerda que claramente fue cortada. Tratas a tu personaje y a tu espectador como un tonto.
– Melissa George. Guapa. Su actuación carga con toda la cinta y se nota. Sin ella A Lonely Place to Die no sería lo mismo. Además, parece tener un CV especializado en cintas de susto. Ah, y la vimos en In Treatment.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s