Room in Rome (2010)

Room in rome.

Room in Rome, adaptación de la película chilena En la Cama, comienza con dos mujeres caminando por un callejón romano. Ambas mujeres vienen hablando en inglés e inmediatamente entendemos que para ninguna de ellas el inglés es el idioma natural y más tarde sabemos que una es española y la otra rusa. Ambas vienen de vuelta de un bar y Alba, la española, invita e insiste que Natasha la acompañe a su cuarto de hotel. Es ahí que la cámara retrocede y nos damos cuenta que ésta estaba mirando desde el balcón del cuarto de hotel de Alba. Movimientos como ese abundan en esta película de Julio Medem, con una cámara que casi nunca abandone el cuarto, las excepciones siendo cuando necesita enfocar a las protagonistas en el balcón. Esta intención, limitación o requisito narrativo le da la oportunidad al director para jugar con los movimientos de cámara e inusuales ángulos, todos para comunicar que, en realidad, un cuarto de hotel es todo lo que se necesita para ambientar una historia de amor y conocimiento entre dos mujeres.

Estas dos mujeres, tan aisladas en una ciudad extraña comienzan a conocerse, no pueden negar el atractivo que siente cada una por la otra, pero la relación en un comienzo es reticente para luego ser incómoda y finalmente con confianza. El sexo comienza a acercarlas.

La distancia, entonces, es un tema constante en la cinta. Ambas mujeres, de orígenes tan disímiles, primero juegan a esconder sus historias, ninguna con la confianza suficiente como para decirle a la otra de qué va realmente su vida, de dónde vienen y, tal vez más importante, hacia dónde van. Medem también hace un uso importante de la tecnología para lograr salir del cuarto y mostrarnos la diferente vida que cada uno de los personajes lleva en su país de orígen y vuelve cada cierto tiempo a indicarnos el contraste entre esa inmensa distancia geográfica y la que separa emocionalmente a ambas mujeres.

Eso sí, a pesar de las frecuentes escenas de sexo, en el que las mujeres parecen caer cada vez que la conversación se vuelve incómoda o llega a un punto muerto, lo principal siguen siendo ellas, sus historias, sus sentimientos y expectativas que les provoca esta noche. Elena Anaya está deslumbrante como Alba. Su personaje es encantador, conquistador y romántico, pero con una imperiosa necesidad de conectar con otro ser humano que la haga olvidar su pasado reciente. Natasha Yarovenko no alcanza la altura de Alaya simplemente porque su personaje es diferente. Si bien el protagonismo es compartido, al menos la carga emocional la lleva siempre Alba.

Quizás lo que más me descolocó fueron los lapsus fantásticos de Medem, por ejemplo con el botones cantor o el cupido pintado en el techo del cuarto y su relación con la emotiva secuencia final (esa de la tina). En todo caso, nunca es demasiado como para romper el equilibrio de la cinta.

Room in Rome es una cinta pequeña, con apenas 2 actrices en los papeles principales, pero que se sostiene con la fuerza de las interpretaciones.

Notas, comentarios, espoilers:
– Me gustó la banda sonora, aunque Medem suele utilizarla para darle un carácter episódico a la noche.
– Hey! Russian Red! Claro que Medem tiene una tendencia a sobreexponerla.
– Muy guapas ambas actrices.

2 comentarios en “Room in Rome (2010)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s