Películas: Last Night

Poster

Last Night

Last Night comienza siguiendo a una pareja viajando en un taxi hacia un destino que no conocemos, cada uno mirando por su lado. Percibimos que forman una pareja, no se trata simplemente de dos personas desconocidas compartiendo un taxi (¿alguien hace eso?). A través de sus caras, la obstinación por mirar a través de las ventanas sentimos que algo no anda bien. No se hablan, no se tocan, se ignoran. Pero estan viajando juntos, son parejas. ¿A quién no le ha pasado?

Luego de un corte los vemos en otro momento, esta vez en una situación común, se están preparando para salir. Van a disfrutar una velada con unos compañeros de trabajo del hombre. Se comunican, se besan, están enamorados. Hay preocupación en sus miradas, un genuino interés por ver dentro del otro. ¿Qué pasó que esa pareja que genuinamente se quiere se encuentra (¿más tarde? ¿antes?) viajando en un taxi apenas reconociendo la existencia del otro.

Es en la velada para la que se estaban preparando que ella nota que él se muestra atento e interesado en una nueva colega, quizás demasiado atento. La mira, la observa y la sigue. No ayuda que ella los vea conversando solos en un balcón. Al parecer son ideas de ella porque otro personaje, el vecino de ambos y colega de él, no nota nada extraño ni responde de la misma manera a las preguntas inquisitivas de la mujer. ¿quién es ella? ¿qué hace con ellos? ¿pasan mucho tiempo juntos? Pero la situación enciende una alarma en la muje, podemos sentir su inseguridad a través de sus miradas y preguntas.

Cuando termina la velada nos damos cuenta que lo que nos mostraban en un comienzo eran momentos distintos de una misma noche. Es el regreso a casa el problemático. Ella alberga la duda de una infidelidad. Él presiente el problema, pero no le da mayor importancia y le baja el perfil. Después de una discusión ella termina durmiendo en el sofá.

Ese es el comienzo de la película y el resto de la cinta sigue a los protagonistas a lo largo del día siguiente y su correspondiente noche. Él debe viajar junto a su colega (Eva Mendes) y su vecino a una reunión de trabajo en otra ciudad, lo que significa alojar allá. Ella, por su parte, se queda en casa (trabaja como escritora freelance) y se encuentra de manera no tan casual con un viejo amor. A lo largo de ese día y noche los protagonistas se enfrentarán a las dudas que tienen respecto de su matrimonio, la eterna pregunta sobre lo que significa amar a alguien y la diferencia entre sentirse atraído sexualmente por otro y los límites de la fidelidad. ¿La añoranza de un viejo y apasionado amor cuenta como infidelidad? Mientras ella se enfrenta al dilema de recordar un idilio a través del perfecto filtro de la nostalgia (¿también recordamos nuestros viejos amores “a la instagram”?, él contempla el vértigo y la novedad que provienen de una aventura con una mujer exhuberante y perfectamente sexual.

Como le dije a una amiga (y ella coincidió), la cinta no es ninguna maravilla. Si bien la dirección es suficiente y las actuaciones también, nunca nos sentimos comprometidos con la relación entre los personajes. La falta de compromiso o agudeza en la búsqueda del mundo interior de los personajes es lo que últimamente nos mantiene alejados de ellos. Esta no es una visión frivola de la infidelidad, pero la cinta no trata de eso, no pretende mostrarnos las consecuencias de la infidelidad, ese golpe formidable que deja eternas secuelas, sino del período de tiempo previo, la contemplación sobre ser o no infiel. El problema es que nunca realmente tememos por la pérdida de la relación entre los protagonistas. Tal vez esa haya sido la intención del director, tal vez la confusión sea a propósito, quizás quiso decirnos que ninguna relación es perfecta y que nos equivocamos al elegir a nuestras parejas, que la fidelidad nada tiene que ver con el amor o que en realidad no somos animales hechos para las relaciones monogámicas. Se puede amar a más de una persona y se puede amar a una pareja y desear estar con otro. Pero esta intención nunca es patente y no se traslada efectivamente al espectador.

Notas, comentarios, desvaríos:
– Everybody lies.
– You can be happy and still be tempted.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s